El girasol, el que mira al sol

Hoy vamos a hablar de una planta que es productiva a la vez que bella, que desde pequeños siempre nos cautivo con su mágica presencia. El girasol, esa planta que siempre mira al sol...

El nombre en latín es Helianthus Annus y es de la misma familia que las margaritas (asteraceas). Su origen parece ser el continente americano, cultivado y venerado como a un dios por los mayas, posiblemente introducido por los españoles en Europa.

La planta del girasol es una planta herbácea anual que puede alcanzar una talla de tres metros y un diámetro de 25 cm. Tiene las hojas acorazonadas con bordes aserrados,  la cara superior es lisa y la inferior más velluda. Los tallos son generalmente erectos y algo hispidos. Las flores son de un gran tamaño, con muchos pétalos que van del amarillo al anaranjado. Estas atraen a las abejas. que disfrutan de su gran cantidad de polen. Nosotros nos deleitamos de su belleza.

Tiene una característica muy especial, las flores van girando según se sitúa el sol. A esto se le llama heliotropismo, y lo hacen cuando son jóvenes, de adultas se quedan mirando hacia Levante.

Es un cultivo muy especial para los niños pequeños, para acercarlos a la jardinería, y después tostar las pipas de lo que ellos sembraron y luego comerlas...¡Riquísimas!

Cabe destacar los productos que la planta produce: las semillas que son las pipas, y el aceite de girasol, producto de estas. Del tallo también se pueden conseguir fibras para hacer papel. Y tiene un gran valor ornamental para jardinería.
Os animo a plantar vuestro girasol, seguro que repetiréis. Saludos


1 comentario:

  1. Me encanta el girasol y sobretodo en grandes extensiones es un espectáculo
    Saludos
    Angelica

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios, me ayudan a ir mejorando día a día. Y recuerda, si te gustó no dudes en volver. T